Cómo limpiar y examinar correctamente el carrito.

- Categorías : PASEO , TODOS
star
star
star
star
star

mama_Bebe_SillaPaseo

La limpieza regular es importante, ya que un carrito de bebé es mucho más que un mero objeto de consumo diario. Los padres suelen invertir mucho dinero en el modelo perfecto que se adapte mejor a ellos y a su bebé. En el post de hoy, os contaremos cómo mantener una silla de paseo y así prolongar su usabilidad.

La limpieza del carrito: por qué es importante cuidarlo con frecuencia.

El contacto constante de la silla de paseo con el mundo exterior provoca que tanto las ruedas como el armazón estén expuestos a la suciedad del ambiente de manera continua. Además, sus pequeños usuarios pasan mucho tiempo en ellas, realizando actividades que pueden ensuciar el interior del asiento.

Las estaciones frías son las más amables con nuestras sillas de paseo. El principal enemigo del armazón, en este caso, es la sal. Es fundamental aclarar la silla de paseo si ésta ha estado en contacto con sal, ya sea en la playa o en la nieve. Esto provoca una prematura oxidación en algunos puntos de la silla. Se puede tratar con un limpiador de cromo. Luego habría que lubricar todas las articulaciones con vaselina en bruto o aceite de coche.

Para que los padres puedan disfrutar del carrito durante mucho tiempo, es conveniente lavar regularmente las fundas, las ruedas y el armazón. Además, no se deben olvidar las bisagras, los frenos y el eje.

Cómo lavar las partes textiles del carrito.

La funda de tela, el acolchado del asidero frontal y la cubierta se pueden impregnar con un spray.  A continuación, el niño no podrá subirse al carrito durante al menos tres horas para evitar que entre en contacto con sustancias tóxicas. Si, a pesar de la impregnación, salen manchas en la cubierta, puedes eliminarlas frotando con un paño humedecido cuando sean pocas.

Las fundas extraíbles de los carritos se pueden lavar en la lavadora con un detergente suave a una temperatura de hasta 30 °C. Para la piel sensible de los bebés, se recomiendan detergentes que protejan contra las irritaciones. La suciedad más persistente se puede tratar con un spray quitamanchas antes de meter la tela en la lavadora.

Si las manchas no se van, consulta los datos del fabricante. Las manchas de la cubierta se pueden eliminar con agua tibia y lavavajillas. Para que se seque, lo mejor es extenderla en la bañera, evitando la luz directa del sol, que podría dañar el material. Recuerda: no en todas las sillas de paseo se pueden extraer las fundas para lavarlas en la lavadora. Por eso, es mejor que se haga una lectura previa a  las instrucciones de uso y de lavado de tu carrito. Como consejo, mejor secar al aire libre en lugar de en la secadora, para que la funda no se encoja.

Limpieza de partes textiles no lavables.

El carrito presenta partes textiles, como el respaldo o el acolchado del asiento, que normalmente no se pueden sacar. Para lavar estas partes se puede usar agua caliente, un estropajo y un detergente suave. Para eliminar las manchas también puedes utilizar toallitas húmedas.

Limpieza de las ruedas y de las piezas de plástico del carrito.

Las ruedas del carrito son las piezas que más sienten el desgaste con el curso del tiempo. Para protegerlas se aconseja limpiar también con frecuencia. Muchos fabricantes ofrecen ruedas extraíbles que se pueden limpiar fácilmente en un cubo con agua caliente, un poco de lavavajillas y un cepillo.

En el caso de las ruedas fijas, conviene humedecerlas con agua y eliminar la suciedad con un cepillo. Además, es recomendable lubricar los ejes de las ruedas, la suspensión y las uniones con aceite.

Para que las ruedas giren correctamente durante mucho tiempo, se venden sprays de silicona para carritos que previenen el óxido. Además, estos sprays hacen que las partes de caucho y plástico no se quiebren. Además,  el efecto lubricante evita que las ruedas emitan sonidos de desgaste.

Las demás piezas de plástico o aluminio del carrito pueden ser limpiadas con agua templada, un limpiador doméstico no agresivo y un paño suave.

modelo_Paris_Cocina

Lista de comprobación: comprueba los puntos siguientes regularmente.

  • Todas las fijaciones del armazón funcionan correctamente.
  • Los frenos funcionan y el engranaje de freno queda fijo.
  • Todos los remaches, tuercas y tornillos están intactos y bien apretados.
  • Las partes de plástico no están agrietadas.
  • Los manguitos de las ruedas están en buen estado.
  • Todas las cremalleras y botones de presión se cierran bien.
  • Las cintas de goma siguen siendo elásticas.

Indicaciones de seguridad.

  • Pon siempre el freno de estacionamiento cuando dejes el carrito quieto y cada vez que sientes o cojas al niño.
  • Si tienes que aparcarlo en una pendiente, hazlo siempre en perpendicular al sentido de circulación, es decir, atravesado respecto a la cuesta.

Con todos estos consejos de limpieza y revisión de nuestros carros o sillas de paseo, probablemente se consiga alargar la vida útil del producto, y poder ser aprovechado por niño o niña que lo necesite. ¿Te ha resultado interesante este post? Déjanos tu rutina de cuidado de tu silla en los comentarios del blog, nos encanta saber vuestros trucos.

Inicia sesión para calificar este artículo

Artículos relacionados

Share

Añadir un comentario