Minicunas de colecho: descansando juntos.

- Categorías : ASALVO , HOGAR , TODOS
star
star
star
star
star

mama_bebe_colecho

Hace unos años, la palabra colecho era una palabra casi desconocida en nuestro país y aún hoy son muchos los papás y mamás que se sorprenden en las tiendas de puericultura cuando oyen por primera vez hablar de minicunas o de cunas colecho.

Vamos a tratar de darte toda la información posible en relación con las minicunas y cunas colecho, pero antes es conveniente hacer unas breves apreciaciones sobre lo que es el colecho como práctica. Practicar el colecho no es otra cosa que compartir el lecho con los hijos. Desde tiempos inmemoriales, padres e hijos han compartido la cama y en algunas culturas es una práctica bastante habitual hasta bien entrados los hijos en edad. Por extensión, podemos decir que se practica colecho no solo cuando se está en la misma cama, sino también cuando se trata de camas pegadas o de moisés, minicunas o cunas pegadas a la cama de los 

Aunque en determinadas circunstancias puede ser desaconsejable,  el colecho como práctica tiene tanto para ti como para tu bebé numerosas ventajas, especialmente en los primeros meses de vida del niño. Y es de esto, pero enfocado solo desde el punto de vista de las minicunas colecho y de las cunas colecho, de lo que queremos hablarte. Queremos invitarte a que sigas leyendo este artículo que hemos preparado para ti, pero hay que hacer una importante consideración en este punto. No serás mejor ni peor madre o padre porque decidas o no hacerlo. Puede parecer una obviedad pero en nuestra sociedad hay una especial tendencia a demonizar a aquellos que no siguen determinados comportamientos o pautas, que más o menos de moda, parecen ser la única forma de hacer algo, en este caso la única forma de ser padres. Estudia las ventajas que vamos a contarte a continuación, pero si no practicas el colecho bajo ninguna de sus formas, tus motivos serán siempre tus motivos y serán perfectamente aceptables y tan válidos como las de aquellos padres o madres que deciden usar una minicuna o una cuna colecho para su bebé.

De entrada te diremos que te recomendamos el uso de minucunas colecho y no de cunas colecho, y de hecho en las tiendas encontrarás más minicunas colecho que cunas colecho: la razón es meramente normativa, es decir una razón de cumplir o no las normas exigidas por los organismos competentes en la materia. No vamos a abrumarte con temas técnicos, pero debes saber que la normativa europea que deben cumplir todas las cunas y cunas plegables de uso doméstico para niños es la norma UNE- EN-716- 1/2:2008(+A1:2013), y abarca a todas aquellas cuyo lado mayor esté comprendido entre 90 y 140 cm. La norma que hace referencia a los sistemas colecho es la UNE-EN 1130:2020, que es aplicable a estructuras cuyo lado mayor sea inferior a 90 cm. En esta norma se especifican los requisitos y métodos de ensayo para las minicunas incluidas las minicunas colecho, las minicunas colgantes y las minicunas con balanceo. Y es tajante, como toda normativa, al indicar que no se puede hacer colecho con estructuras de uno de cuyos lados superen los 90 cm. Es decir: las cunas de 60x120 cm o de 70x140 cm no cumplen la normativa para venderse como colecho. Se venden con un kit especial, para el que existe un vacío legal, que no es más que un sistema que consta de un listón y correas. Es la responsabilidad de cada padre decidir si comprarlo o no a pesar de no cumplir la normativa. Pero lo que es más importante es que practicar colecho con la minicuna tiene más ventajas que hacerlo con una cuna.

En general debes saber que unir a tu cama una minicuna colecho supondrá las siguientes ventajas:

  • Te facilitará la lactancia materna pues evitará que tengas que levantarte para amamantar al niño. Existen estudios que demuestran que al practicar el colecho en cualquiera de sus formas, los padres mantienen durante más tiempo y de forma más regular la lactancia materna. En el mismo sentido, y sin que ello sea contradictorio, la existencia en la actualidad de sistemas que permiten mantener la temperatura de la leche estable durante varias horas, favorece que también darle el biberón al bebé te sea más fácil pues puedes hacerlo sin levantarte de la cama. Además, tanto con lactancia materna como con lactancia artificial, existe un factor de comodidad que hace que tus momentos de desvelo para alimentar a tu bebé sean más cortos y por tanto mejor tu descanso.
  • La proximidad de los padres hace que el bebé se muestre más tranquilo durante las noches, que los episodios de llanto sean más cortos y menos frecuentes. Tu bebé no solo notará tu presencia y se sentirá más seguro, sino que tú también te sentirás más segura, pues tendrás la certeza de que al estar más próxima a él, cualquier anomalía se detecta de forma más rápida y tu capacidad de reacción también lo será.  En este sentido, hay estudios en los que se analiza la relación entre el practicar colecho y el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL). Sin embargo es un tema muy complejo y que consideramos que debe analizarse desde una perspectiva más científica por lo que te invitamos a que sea en foros especializados o a través de  tu propio pediatra, de donde obtengas más información al respecto, pues se trata de un tema importante en el que intervienen demasiados factores como para poder establecer una relación directa.

cuna_colecho_melagne

  • Tu proximidad al bebé al practicarlo en una minicuna colecho estrecha los vínculos contigo, pues siente tu presencia, tu calor, tu olor. Este estrechamiento del vínculo materno-filial lo podemos hacer extensible también al otro progenitor si fuese el caso de que es este el que duerme más cerca del bebé.

Es evidente que estas dos últimas ventajas que te hemos indicado se potencian cuando el niño duerme en una superficie junto a tu cama, de dimensiones pequeñas: la tranquilidad de tu bebé y el estrechamiento del vínculo serán más fuertes si  lo haces con una minicuna que con una superficie mayor como la de las cunas y maxicunas.  Esto es especialmente significativo en los primeros días de vida de tu bebé: viene de un espacio reducido, viene de tu vientre materno, y cuanto más reducido es su espacio, más seguro se sentirá. ¿Has visto alguna vez en los hospitales de maternidad, con cuánto mimo, matronas y enfermeras hacen una especie de nido en forma de trenzas con toallas o sábanas alrededor del recién nacido para que este se sienta arropado?

Te hemos dado ya las ventajas que suponen en general  practicar colecho con una minicuna adosada a tu cama, y dos argumentos (cumplimiento de normativa y más proximidad, al ser menor la superficie de descanso) que nos hacen considerar mejor opción la minicuna que la cuna. Pero además son los inconvenientes que algunos esgrimen para practicar colecho en cualquiera de sus formas, lo que nos hace más aún decantarnos por la opción de la minicuna:

  • Con una cuna colecho, el tiempo que mantendrás la práctica será mayor, porque tu bebé en la cuna puede estar hasta los 3 años. Esto que en una primera lectura puede parecer una ventaja, puede convertirse en un problema: se crea demasiada dependencia de los padres, y la transición a su propia cama o habitación será mucho más difícil. Es una dependencia no sólo práctica sino afectiva, que te puede ser complicado gestionar en el futuro. Tu bebé asociará durante mucho tiempo el sueño a estar contigo, por lo que si se diera la circunstancia de que por motivos personales, familiares o laborales no pudieses un día dormir con él, la conciliación del sueño será más difícil.

  • La prolongación de la práctica del colecho, al hacerlo con una cuna en lugar de con una minicuna puede suponer también una falta de intimidad en la pareja si la hubiera, con los consiguientes inconvenientes posteriores, y también pequeños problemas con otros hijos, que pueden sentir celos por la excesiva atención hacia el más pequeño de la casa, que no duerme aún en su dormitorio sino con sus padres.

El momento de pasar a tu bebé a su cama, y a su propio dormitorio es un tema que os compete a vosotros como padre, y es una decisión a tomar dentro del ámbito familiar exclusivamente, pero puedes consultar a tu pediatra, que seguro que te dará consejos para que tu decisión sea más acertada.

Inicia sesión para calificar este artículo

Artículos relacionados

Share

Añadir un comentario